RSS

Macarrones a “Lo que Tengo en la Nevera”

Hoy, en Experimentos en la Cocina que Salen Mejor de lo Esperado, “Macarrones a Lo que Tengo en la Nevera”.

Necesitaremos:

  • Setas [las que uno prefiera, yo he echado de varios tipos]
  • Butifarra [dos que tenía en la nevera, si se quiere más o menos, va al gusto]
  • Una cebolla
  • Una lata pequeña de tomate natural pelado
  • Un brick de nata líquida [de los de 200ml]
  • Mermelada de tomate [una cucharada de postre]
  • Macarrones [he echado para cuatro]
  • Sal
  • Azúcar

Manos a la obra:

  • Picamos la cebolla y la pochamos. Le añadimos el tomate natural, echamos un poco de sal, también un poquito azúcar para matar la acidez y lo dejamos reducir a fuego lento.
  • Mientras tanto, en otra sartén salteamos las setas y la butifarra, a la que le habremos quitado la tripa para quedarnos con la carne picada.
  • Cuando la cebolla y el tomate estén, añadimos el salteado de setas y butifarra. Removemos bien, a fuego lento, y hacemos un huequecito en el centro de la sartén para echar la cucharada de mermelada de tomate [que hasta que no se calienta, es bastante compacta y no se mezcla bien]. Dejamos que se caliente y cuando esté líquida mezclamos con el resto y poco a poco añadimos la nata líquida con un poco de sal. Reservamos.
  • En una olla ponemos a cocer los macarrones el tiempo que diga en el paquete [yo lo hago con una pastilla de avecrem y un poco de mantequilla], los escurrimos y los mezclamos con la salsa.

Riquísimo ^^

Por supuesto esto se puede hacer con otro tipo de pasta [con gnocchis tiene que estar de muerte], en lugar de las butifarras se puede usar carne picada de lo que queramos, le podemos echar queso,…Lo bueno de la pasta es que tiene muchas posibilidades :D

 
Deja un comentario

Publicado por en 25 septiembre 2012 en Ñam ñam

 

Los Pájaros [2012]

Bueno, en realidad esto ni es una historia de miedo ni nada parecido, pero es que para variar me he pasado la noche dando vueltas cual croqueta y tengo el cerebro frito, por lo que no estoy muy imaginativa y tal…

 

Resulta que hace cosa de tres semanas me despertaron ruidos de pájaros piando como locos. Estoy bastante acostumbrada a que por la ventana de mi habitación en casa de mis padres entre el sonido de los pajarillos que anidan en el tejado [duermo en la buhardilla, así que los tengo al ladito], pero aquello no era ni medio normal.

Todavía con los ojos medio pegados y la cara marcada por las sábanas bajé las escaleras [en las que casi me mato me desmayo al caerme días antes gracias a mi torpeza habitual, pero eso es otra historia que merece un post a parte] y al entrar al baño me encontré con un Angry Bird. O al menos eso parecía con ese pedazo de pico de adulto en esa cabecita de polluelo.

Why so serious?

“¿Pero qué coñ…?”. El pobre estaba acojonaito, ni se movía. Entonces vi que la puerta que da al lavadero, que está debajo de la ventana que da a mi habitación y que a su vez da al baño, estaba abierta y dejando entrar el escándalo que estaban formando los pajarillos. Y se me encendió al bombilla; seguro que el pobre había intentado volar del nido, la cosa no había salido tan bien como esperaba y había resbalado por la uralita hasta caer al lavadero. Efectivamente, cuando me volví hacia él vi que intentaba alzar el vuelo sin éxito. “¿Y ahora qué? No puedo lanzarlo al aire esperando que caiga en el tejado, que fijo que calculo mal y lo mato…y si me lo quedo aquí en casa no sé qué darle de comer y se me acabará muriendo…”. Al final decidí sacarlo a la calle con la esperanza de que ningún gato desaprensivo se fijara en él antes de que hiciera unas cuantas prácticas de vuelo y se pusiera a salvo, al fin y al cabo si era lo suficientemente mayorcito como para salir del nido a intentar volar sería porque ya debería poder apañarse solo [cosasqueunasediceparanosentirseculpable].

Volví a casa y de la que entraba otra vez al baño oí como un arañazo muy largo en la uralita, muchos pájaros piando como locos otra vez y un aleteo desesperado entre los cestos de la ropa. Casi podía ver a los bichos animando y vitoreando a un tercero que estaba intentando volar del nido. Efectivamente, otro pájaro [este con cara de Crazy Bird, que tenía unas cuantas plumas de la cabeza despeluchadas] que no había aprobado el práctico de vuelo, aunque por los pelos [o plumas, lo que sea], porque cuando intenté cogerlo para llevarlo con su hermano a la calle se volvió loco y empezó a saltar y medio volar por todo el lavadero. Durante un momento pensé que se había quedado atrapado detrás de la lavadora, pero enseguida salió y se cayó dentro del lavadero propiamente dicho [que no usamos y que está lleno de agua que cae de la lluvia]. La que lió allí fue chica y pensé que al final se iba a ahogar si no se dejaba coger. Cuando lo logré, se me escabulló, se rebozó en el suelo y me entraron ganas de mandarlo a freír espárragos, que lo único que quería era ayudarle, pero pensé que el pobre tan sólo estaba asustado y con toda la paciencia del mundo lo intenté atrapar otra vez, esta vez ya dentro del baño y al más puro estilo Tom y Jerry. Al final lo lavé un poco con agua del grifo para quitarle la arenilla con la que se había manchado en el patio, lo saqué a la calle como a su hermano y me volví adentro con la esperanza de no encontrarme más sorpresas.

 

Hoy he vuelto a oír y ver pajarillos en el patio, pero estos sí sabían volar. Menos mal…

 

 
1 comentario

Publicado por en 28 mayo 2012 en General

 

El Almendro

No, no es que me haya comprado un almendro, que eso de vivir en un piso no es muy compatible con tener árboles. Bueno, podría tener un bonsai, pero dado que no tengo nada de mano para las plantas y no soy capaz de mantener con vida ni a una simple margarita [un trauma que os explicaré algún día], mejor no me arriesgo…

El caso es que me refiero al famoso anuncio que vuelve a la tele por Navidad [y a este paso, en verano, que menuda manía con adelantar cada año más todo lo que tiene que ver con esta época…].

 

Cuando era pequeña yo no entendía muy bien el por qué de este anuncio. Sí, vale, el hijo volvía a casa y tal…pero vamos…¿dónde estaba el drama? ¿Por qué la gente se emocionaba tanto con esas imágenes? Obviamente sabía que desde mi posición no era algo con lo que pudiera sentirme identificada porque vivía con mis padres, pero es que tampoco lo veía como algo con lo que se pudieran identificar ellos, porque tenía a unos abuelos en la casa de al lado y con los otros pasaba un fin de semana cada quince días porque vivían a menos de una hora. Y por supuesto, en mi pequeño mundo todo se acababa ahí.

Y claro, ahora que vivo a mil kilómetros de mi familia, este anuncio es una tortura. Yo no sé si es que el año pasado se les olvidó ponerlo o es que yo no veía la tele, pero desde hace unas cuantas semanas, cada vez que la pongo, termino llorando y sorprendentemente no es por la programación [que tiene telita, pero eso es otro tema]. No. Cada vez que empiezo a oír esa musiquilla que todos conocemos, unas lagrimillas empiezan a acumulárseme en los ojos, como si fuera la hermana tonta del perro de Pavlov y no me hubiera enterado muy bien de qué va la historia. ¡Coño, anuncian un turrón, debería salivar ante la perspectiva de hincarle el diente, no ponerme a llorar!

 

Por suerte, este año ya he tenido bastante de mi ración de disgusto al ver a la señora toda triste viendo las fotos de su hijo; vuelvo a casa por Navidad :D

Y sí, lloraré como en el anuncio [o más], pero será abrazando a mis padres y todo me dará igual :)

 

 

PD1: Joder, qué moñas me ha acabado quedando todo…A ver, que cuento un chiste para disimular…Esta es una señora que llama a una carnicería y pregunta: ¿Tiene orejas de conejo? Sí señora. ¿Y cabeza de cerdo? Pues si, también. ¡Dios mío! ¡Es usted un monstruo! [Vale, sé que es horrible, pero por favor, no me matéis >.<].

PD2: ¡Felices fiestas a todos y que comáis mucho turrón! :D

 

 
2 comentarios

Publicado por en 20 diciembre 2011 en General, Pieces of me

 

Tic tac

Esta mañana me ha pasado algo que me ha empezado a preocupar…Estaba en la cocina del trabajo preparando los pinchos y de repente me ha llegado el sonido del llanto de un bebé. Al momento me ha entrado una desazón que no podía con ella y me han dado unas ganas tremendas de ir a calmarlo. Obviamente no lo he hecho, que no es plan de asustar a las clientas saliendo con un cuchillo jamonero en la mano en pos de su retoño, pero ganas no me han faltado.

Dirán que estamos en crisis, pero últimamente no paro de ver a mujeres embarazadas y con recién nacidos por todas partes…y yo me muero de envidia >.<

Hasta ahora siempre había creído que eso de que a una de repente se le despierta el instinto maternal cuando se le activa el reloj biológico y cosas como esas no eran más que chorradas, que una nace así y sabe desde siempre si quiere tener hijos o no, y yo estaba segura de que sí quería, pero nunca me había sentido así.

Sé que no es el momento y todavía hay muchas cosas que quiero hacer antes de tener hijos, pero aunque mi cabeza diga eso, siento que tengo un relojito justo debajo de las costillas que me hace cosquillas con su cada vez más fuerte “tic tac”…

 

Creo que va siendo hora de terminar de convencer a D para adoptar un perro ^^u

 
3 comentarios

Publicado por en 21 junio 2011 en Pieces of me

 

Consejos prácticos para la vida moderna; el trato a las camareras.

Cómo evitar que una camarera acabe hasta las narices de ti y raje sobre tu persona [o muertos] con sus compañeras.

  • No le hables como si fuera cortita. Trabajar de camarera no significa ser una ignorante.
  • Mírale cuando le hables. Y si le estás mirando pero no es a la cara, no vale. No son sus tetas las que van a traerte el café.
  • Entiende que aunque para tus padres posiblemente seas el centro del mundo, para ella no. Si llegas a un bar y está lleno de gente es posible que esté atendiendo a otras personas y no va a dejarlo todo por ti, ten paciencia.
  • No es adivina, así que por favor, si vais a querer sacarina con vuestro café [“descafeinado de sobre con leche desnatada tibia”] decídselo antes de ir a buscarlo para evitar tener que dar más vueltas que una noria.
  • No, no es un perro para tener que atender a un “tsss tsss” o “sonidocomodebesoquesehacealosperros”.
  • Puede que estéis es un país donde no se hable vuestro idioma, pero eso no significa que nadie pueda entenderos, así que vigilad vuestros comentarios o podréis sorprenderos.
  • Si en tu casa tiras las colillas a un cenicero, en la terraza de un bar haz lo mismo. No, el suelo no se las traga. Por la misma regla de tres, no dejes todas las porquerías que has ido  acumulando en el bolso o las cajas de los zapatos que te acabas de comprar tirados en la mesa o el sofá.

Pero sobre todo…

  • Se merece el mismo respeto que tú, trátala como te gustaría que te trataran a ti.

Por desgracia en esta vida tiene que haber de todo. Menos mal que una se encuentra también con gente agradable y educada, porque si no…

 
10 comentarios

Publicado por en 14 junio 2011 en Cosas que se sacan de quicio, Genius at work

 

Más horas que un reloj…

Eso es lo que estoy haciendo desde el viernes pasado.

Por desgracia la crisis esta de mierda me ha obligado a volver a trabajar en hostelería, cosa que me prometí a mí misma al terminar de estudiar Educación Infantil que no volvería a hacer a menos que me viera con el agua al cuello. Y ya la tenía por la nariz.

Así que ahí estoy de nuevo, cansada constantemente por la cantidad de horas que hago, durmiendo todavía menos de lo habitual, sin findes y por supuesto sin verano.

Rezo [es un decir] porque ocurra un milagro y me llamen de alguna guardería antes del miércoles que viene, cuando termine mi periodo de prueba, porque si no me tocará pringar como mínimo todo el verano ahí*, cosa que no me apetece para nada pero que tengo que hacer porquelavidaesasí.

Ea, me voy con mi nube negra al sofá a terminar de disfrutar de mi “día libre” [otro decir, porque no paré en todo el jodido día].

*Eso sí, por suerte tengo una compañera de turno que es un amor y con la que me llevo genial, así que dentro de lo malo hay algo bueno ^^u

 

Mis Adorables Vecinos [II]

En episodios anteriores…

D y yo descubrimos que encima de nuestra casa viven los vecinos más porculeros de todo el bloque [el resto de momento son un encanto]. La que más nos atormenta es La Niña Cantora de Viena, una criatura capaz de destrozarte los tímpanos con sólo un minuto con el Singstar.

 

Hoy…La Taconcitos.

 

La Taconcitos se suele levantar entre las siete y cuarto y las siete y media, con algunos paréntesis en los que no sé por qué pero hasta las nueve no hace acto de presencia. Lo primero que hace es subir las persianas como si arriando velas estuviese; ¡¡¡RAAAAAAAAAAASSSS, RAAAAAAAAAAAAAAAASSS!!! ¡¡¡CLOKN!!! Y entonces, creo que sin tan siquiera ir a lavarse la cara, se calza sus adorados zapatitos de tacón. Taca taca taca taca taca taca taca taca taca hacia la izquierda. Para. Taca taca taca. Para. ¿Desayuno? Taca taca taca taca taca taca taca taca taca hacia la derecha. Taca taca taca taca taca taca taca taca taca hacia la izquierda. Taca taca taca taca taca taca taca taca taca hacia la derecha.Taca taca taca taca taca taca taca taca taca hacia la izquierda. Taca taca taca taca taca taca taca taca taca hacia la derecha.Taca taca taca taca taca taca taca taca taca hacia la izquierda. Taca taca taca taca taca taca taca taca taca hacia la derecha.Taca taca taca taca taca taca taca taca taca hacia la izquierda. Taca taca taca taca taca taca taca taca taca hacia la derecha. ¿Pero qué coño está haciendo de buena mañana? ¿¿¿Los mil metros tacón???

 

¡¡¡HIJA DE MI VIDA, PARA ESTAR POR CASA PONTE UNAS MALDITAS ZAPATILLAS Y TE CALZAS LOS TACONCITOS CUANDO VAYAS A SALIR A LA CALLE, QUE DEBAJO TUYO VIVE GENTE!!!

 
5 comentarios

Publicado por en 2 junio 2011 en Cosas que se sacan de quicio, Vecindario