RSS

El Almendro

20 Dic

No, no es que me haya comprado un almendro, que eso de vivir en un piso no es muy compatible con tener árboles. Bueno, podría tener un bonsai, pero dado que no tengo nada de mano para las plantas y no soy capaz de mantener con vida ni a una simple margarita [un trauma que os explicaré algún día], mejor no me arriesgo…

El caso es que me refiero al famoso anuncio que vuelve a la tele por Navidad [y a este paso, en verano, que menuda manía con adelantar cada año más todo lo que tiene que ver con esta época…].

 

Cuando era pequeña yo no entendía muy bien el por qué de este anuncio. Sí, vale, el hijo volvía a casa y tal…pero vamos…¿dónde estaba el drama? ¿Por qué la gente se emocionaba tanto con esas imágenes? Obviamente sabía que desde mi posición no era algo con lo que pudiera sentirme identificada porque vivía con mis padres, pero es que tampoco lo veía como algo con lo que se pudieran identificar ellos, porque tenía a unos abuelos en la casa de al lado y con los otros pasaba un fin de semana cada quince días porque vivían a menos de una hora. Y por supuesto, en mi pequeño mundo todo se acababa ahí.

Y claro, ahora que vivo a mil kilómetros de mi familia, este anuncio es una tortura. Yo no sé si es que el año pasado se les olvidó ponerlo o es que yo no veía la tele, pero desde hace unas cuantas semanas, cada vez que la pongo, termino llorando y sorprendentemente no es por la programación [que tiene telita, pero eso es otro tema]. No. Cada vez que empiezo a oír esa musiquilla que todos conocemos, unas lagrimillas empiezan a acumulárseme en los ojos, como si fuera la hermana tonta del perro de Pavlov y no me hubiera enterado muy bien de qué va la historia. ¡Coño, anuncian un turrón, debería salivar ante la perspectiva de hincarle el diente, no ponerme a llorar!

 

Por suerte, este año ya he tenido bastante de mi ración de disgusto al ver a la señora toda triste viendo las fotos de su hijo; vuelvo a casa por Navidad :D

Y sí, lloraré como en el anuncio [o más], pero será abrazando a mis padres y todo me dará igual :)

 

 

PD1: Joder, qué moñas me ha acabado quedando todo…A ver, que cuento un chiste para disimular…Esta es una señora que llama a una carnicería y pregunta: ¿Tiene orejas de conejo? Sí señora. ¿Y cabeza de cerdo? Pues si, también. ¡Dios mío! ¡Es usted un monstruo! [Vale, sé que es horrible, pero por favor, no me matéis >.<].

PD2: ¡Felices fiestas a todos y que comáis mucho turrón! :D

 

Anuncios
 
2 comentarios

Publicado por en 20 diciembre 2011 en General, Pieces of me

 

2 Respuestas a “El Almendro

  1. Wafwaf

    20 diciembre 2011 at 19:36

    Cuanto tiempo sin leer nada en tu blog!

    Yo creo que de pequeña tampoco le veía la chispa al anuncio, porque teniendo a todo el mundo tan cerca…! Pero ahora si que me parece superbonito (aunque como aun sigo en casa con los papis, pues no me da por llorar).

     
  2. Tus padres que te adoran

    23 diciembre 2011 at 13:58

    Nuestra mayor alegría es saber que te tenemos en casa por navidad.
    Te queremos muuuuuuuucchhhhhhoooooo

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: