RSS

Archivo de la categoría: Genius at work

Consejos prácticos para la vida moderna; el trato a las camareras.

Cómo evitar que una camarera acabe hasta las narices de ti y raje sobre tu persona [o muertos] con sus compañeras.

  • No le hables como si fuera cortita. Trabajar de camarera no significa ser una ignorante.
  • Mírale cuando le hables. Y si le estás mirando pero no es a la cara, no vale. No son sus tetas las que van a traerte el café.
  • Entiende que aunque para tus padres posiblemente seas el centro del mundo, para ella no. Si llegas a un bar y está lleno de gente es posible que esté atendiendo a otras personas y no va a dejarlo todo por ti, ten paciencia.
  • No es adivina, así que por favor, si vais a querer sacarina con vuestro café [“descafeinado de sobre con leche desnatada tibia”] decídselo antes de ir a buscarlo para evitar tener que dar más vueltas que una noria.
  • No, no es un perro para tener que atender a un “tsss tsss” o “sonidocomodebesoquesehacealosperros”.
  • Puede que estéis es un país donde no se hable vuestro idioma, pero eso no significa que nadie pueda entenderos, así que vigilad vuestros comentarios o podréis sorprenderos.
  • Si en tu casa tiras las colillas a un cenicero, en la terraza de un bar haz lo mismo. No, el suelo no se las traga. Por la misma regla de tres, no dejes todas las porquerías que has ido  acumulando en el bolso o las cajas de los zapatos que te acabas de comprar tirados en la mesa o el sofá.

Pero sobre todo…

  • Se merece el mismo respeto que tú, trátala como te gustaría que te trataran a ti.

Por desgracia en esta vida tiene que haber de todo. Menos mal que una se encuentra también con gente agradable y educada, porque si no…

 
10 comentarios

Publicado por en 14 junio 2011 en Cosas que se sacan de quicio, Genius at work

 

Más horas que un reloj…

Eso es lo que estoy haciendo desde el viernes pasado.

Por desgracia la crisis esta de mierda me ha obligado a volver a trabajar en hostelería, cosa que me prometí a mí misma al terminar de estudiar Educación Infantil que no volvería a hacer a menos que me viera con el agua al cuello. Y ya la tenía por la nariz.

Así que ahí estoy de nuevo, cansada constantemente por la cantidad de horas que hago, durmiendo todavía menos de lo habitual, sin findes y por supuesto sin verano.

Rezo [es un decir] porque ocurra un milagro y me llamen de alguna guardería antes del miércoles que viene, cuando termine mi periodo de prueba, porque si no me tocará pringar como mínimo todo el verano ahí*, cosa que no me apetece para nada pero que tengo que hacer porquelavidaesasí.

Ea, me voy con mi nube negra al sofá a terminar de disfrutar de mi “día libre” [otro decir, porque no paré en todo el jodido día].

*Eso sí, por suerte tengo una compañera de turno que es un amor y con la que me llevo genial, así que dentro de lo malo hay algo bueno ^^u